Yo veo al mundo yéndose al infierno, y al infierno enjaulado entre montañas de rencor, donde bajan rios de avaricia y ambición, y tambien habían paisajes, que solamente insensibles pueden hacer realdidad, con nubes de acero y árboles de metal, pájaros sin alas, lobos sin colmillos, flores sin raiz y estrellas sin brillo, donde el sabor ya no sabe y el saber sufrimiento, donde si te digo te miento y lo banal es intelecto, vi que me observaban entre cielos y burdos, quise ver colores pero no vi ninguno, quise respirar entre una tos feroz, me pareció gritar pero no tenia ni voz, me puse a llorar y de mis ojos nada, vi sus plantaciones y de semillas granadas, vi como pinchaban con sangre los oidos, quise recordar y recordé olvidos, casi no llegaba a lo mas profundo de mi dolor, y fue ahi donde encontré amor.

domingo, 13 de junio de 2010

Carta de Sor Juana Inés de la Cruz a Garcilaso de la Vega (Trabajo de Lengua y Literatura)

Estimado Señor Don Gómez Suárez de Figueroa:

¿Cómo ha estado mi querido amigo, amante de las poesías? Espero realmente que haya mejorado su situación y esté logrando el propósito tan ansiado de publicar sus textos. De los cuales guardo con recelo los que me envió en su última carta, para que leyera. Aprecio mucho su acto de permitirme leer sus excelentes escritos.

Yo, por mi parte, debo contarle que he conseguido algunos libros que escondo en mi habitación del convento. Cada vez se me dificulta más estudiar. Aún no comprendo porqué ese egoísmo de reservar el conocimiento para unos pocos. Sin ánimos de ofenderlo, mi querido amigo; pienso que los hombres nos quieren a las mujeres vacías de conocimientos, estúpidas, a merced de quien nos "merezca".

Es lamentable vivir en esta sociedad tan machista, que además rebaja de tal manera a la inteligencia que nos dio Nuestro Señor.

La Madre Superiora me ha citado en varias ocasiones, sabe de mis deseos de aprender pero me ruega que los abandone. En cambio, me encierra por horas a rezar el rosario, prefiere que siga con mis tareas, a que pueda entender la humanidad desde otra perspectiva.

Debe conocer mi texto sobre la teología, ha causado un gran revuelo; pero sin embargo, nada me detiene. Hasta ese momento tenías mis protectores, pero evidentemente cuestionar a Dios, o al sermón del Padre Vieira es un sacrilegio.

A pesar de que he estudiado mucho, nada sé. Desearía poder abrir otras mentes y lograr conocimientos más profundos.

Espero poder hacer buen uso de los libros que le mencioné; por ahora intentaré hacer buena letra con mis superiores.

Tendrá noticias mías muy pronto

Con afecto.

Sor Juana Inés de La Cruz

No hay comentarios:

Publicar un comentario