Yo veo al mundo yéndose al infierno, y al infierno enjaulado entre montañas de rencor, donde bajan rios de avaricia y ambición, y tambien habían paisajes, que solamente insensibles pueden hacer realdidad, con nubes de acero y árboles de metal, pájaros sin alas, lobos sin colmillos, flores sin raiz y estrellas sin brillo, donde el sabor ya no sabe y el saber sufrimiento, donde si te digo te miento y lo banal es intelecto, vi que me observaban entre cielos y burdos, quise ver colores pero no vi ninguno, quise respirar entre una tos feroz, me pareció gritar pero no tenia ni voz, me puse a llorar y de mis ojos nada, vi sus plantaciones y de semillas granadas, vi como pinchaban con sangre los oidos, quise recordar y recordé olvidos, casi no llegaba a lo mas profundo de mi dolor, y fue ahi donde encontré amor.

martes, 12 de febrero de 2013

¡Otra vez sopa!


¿Cómo sobrevivir a que la persona que más queres en el mundo sea feliz con otra? ¿Hay algún tutorial? ¿Algún libro, consejo, ALGO?
Desde tiempos inmemorables los seres humanos nos hemos distinguido por querer a la persona equivocada. Y estoy segura que definitivamente, es algo del gen humano.
No es posible, que una sola persona se tropiece con la misma piedra, no una, ni dos, sino mil veces. Está en nosotros, es algo normal en nuestra vida. Y va a seguir pasando por los siglos de los siglos hasta que algún científico con el corazón roto invente la píldora para no elegir a la persona equivocada.
A los humanos nos gusta sufrir, nos gusta el dolor, está claro como el agua de la canilla. Bueno así de claro no. Todos decimos que la vida pasa, y estamos destinados a un “alguien” en particular, el problema es que: Ese alguien que nosotros creemos casi perfecto para nosotros, no siente lo mismo. Es más es muy probable que a esa persona le pase lo mismo que a nosotros pero con alguien más.
¿Cuál es la lógica? Hay pocos (repito, POCOS) que tienen la suerte de encontrar a alguien especial y que sea mutuo. Ese amor está destinado a durar algunos meses, con suerte años, y si no tienen Facebook pueden ser décadas.
Pero en fin, envidio bastante a los que tienen la suerte de decir “yo estoy con X,  y lo amo mucho realmente”. Hay que ver si X te ama también, difícil saberlo.
Porque los seres humanos también sabemos mentir y fingir mucho, hasta fingimos estar enfermos para no salir de casa. ¿Quién podría negar que mentimos diciendo que queremos a alguien que en realidad no queremos? O tal vez sí, pero no en la misma medida.
Jodido.
Encarar la situación, poner cara de poker y felicitar al otro por estar con alguien que realmente lo quiere (aunque no estemos seguros de ello) es lo mejor que podemos hacer. En caso contrario aconsejarlo (si fueran amigos). Y si no fue más que otra persona en tu vida, solo queda decir la verdad, ser fuerte y despedirse.
Y como dicen por ahí: Siempre hay un roto para un descosido.
Pero creo que a mi descosido lo abortaron, porque definitivamente no lo puedo encontrar.
Cosas de la vida, supongo.
Lo peor del caso es que si sos de los seres humanos que son buenas personas, que se bancan lo peor y siguen adelante, seguramente no te apartes de esa persona y siempre le desees la felicidad que se merece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario